Saltar al contenido

Cómo estar más consciente en tu trabajo

¿Cómo puedes ser más consciente en el trabajo de un día ocupado que tienes por delante? Puedes tener correos electrónicos, terminar un trabajo que dejaste a medias, lidiar con clientes y presentaciones para tratar.  ¡Y, por supuesto, tu propio trabajo! En medio de todo esto, ¿cómo puedes aplicar los principios de atención plena para sentirte más viva y presente, además de ser productiva? 

Aquí hay algunas maneras en que puedes inyectar momentos conscientes en tu día para que puedas desestresarte y hacer lo mejor en tu trabajo.

Estar conscientemente atenta

En lugar de simplemente comportarte de manera inconsciente, estar atenta en el trabajo implica prestar atención a lo que sucede a tu alrededor y también a lo que te sucede internamente. Ser consciente en el trabajo implica estar presente conscientemente en la tarea que estás haciendo; por ejemplo, si escribes un informe o estás cortándole a una clienta estar atenta significa que debes prestar toda tu atención a esa tarea.

Cuando tu mente divague (que lo hará), reconoce la presencia de esos pensamientos y luego vuelve a centrar tu atención en el trabajo que estás haciendo.

Una forma de ayudar a desarrollar la atención plena en el lugar de trabajo es reservar un momento al comienzo de cada día para tomar una decisión clara de que vas a estar tan presente como sea posible en el trabajo ese día. Por ejemplo, el momento antes de levantar la persiana de tu negocio o el momento en el que te estás cambiando de ropa en los vestuarios de la fábrica donde trabajes.

Realiza sólo una tarea

En otras palabras, un ejemplo de estar atenta en el trabajo es hacer solo una cosa a la vez. Nadie puede realmente realizar múltiples tareas. También es muy ineficiente e ineficaz.

¿Necesitas ayuda para detener la multitarea?

Una sugerencia es llevar un diario.  En él, escribes lo que logras en un bloque de tiempo, y luego observa cuándo estás haciendo una «tarea única» y cuándo estás haciendo «tareas múltiples». Luego, reflexiona sobre lo consciente que eras y lo que lograste.

Imagen: Rawpixel

Usa recordatorios atentos

Es muy fácil regresar al ‘piloto automático’, especialmente porque esta es la forma ‘predeterminada’ de operar del cerebro. Por lo tanto, es útil utilizar algún tipo de recordatorio para ayudarte a estar atenta nuevamente .

Podrías configurar tu teléfono para que vibre y asociar el teléfono con una mayor atención, sin molestar a los demás en su lugar de trabajo. Luego, por ejemplo, cuando sepas que recibes un whatsapp u otra notificación, en lugar de reaccionar de inmediato para revisar tu teléfono, haz una pausa y tómate un momento para estar atenta.

 

Cultivar la humildad

¿Qué tiene que ver la humildad con la atención plena en el lugar de trabajo? 

La atención plena implica la autoaceptación y estar abierta a escuchar y aprender de los demás. Esto necesariamente conduce a la humildad. La atención plena también equivale a la gratitud, en otras palabras, estar atenta es apreciar cómo los demás te han ayudado. 

Adopta una mentalidad de crecimiento

La atención plena en el lugar de trabajo implica estar en el presente y no juzgar tu talento o inteligencia innata , sino estar abierta a nuevas posibilidades (o, para decirlo simplemente, adoptar una ‘mentalidad de crecimiento‘).

¿Ajá, y cómo lo hago?

Bueno, por ejemplo, si recibes comentarios negativos en el trabajo, no te sientas desmotivada porque puedes ver que ahora tienes la oportunidad de descubrir algo nuevo. Verás nuevas responsabilidades con un sentido de curiosidad sobre cómo te las arreglarás.

La esencia de la atención plena en el trabajo es «creer que puedes mejorar y crecer con la experiencia, avanzar hacia los desafíos, vivir el momento y descubrir cosas nuevas sobre ti y los demás»

«Donde quiera que estés, estar allí totalmente»

Eckhart Tolle

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *