Saltar al contenido

¿Has oído? El bienestar espiritual en el trabajo es tu apuesta para crecer

Cada día son más las personas que están encontrando inspiración y satisfacción laboral al llevar su espiritualidad al lugar del trabajo. 

Según el profesor William («Scotty») McLennan, Jr  de la facultad de HBS (Harvard Business School): «Lo que estamos viendo es una necesidad cada vez más sentida de que las personas integren la dimensión espiritual de sus vidas en lo que hacen durante la mayor parte del día. Las personas comienzan a darse cuenta de que si van a pasar una buena parte de sus vidas en la oficina, les gustaría que ese tiempo sea tanto espiritual como materialmente gratificante».

¿Qué significa espiritualidad en el trabajo?

No es imponer una condición religiosa en el lugar del trabajo,  no significa rendir culto religioso, no se trata de Dios ni de teología. La religión contiene un conjunto de creencias y rituales específicos y organizados, mientras que la espiritualidad manifiesta la necesidad innata que todos tenemos de conectar con algo más grande y más inteligente que nosotros mismos. Para mí es esa sensación de calma interior y de una voluntad de reflexionar cuidadosamente sobre ti y el mundo que te rodea.

El objetivo consiste simplemente en conectar con una experiencia de sabiduría trascendente y compasión (Amor), apoyo a los demás, que tiene el beneficio añadido de elevar tu profesionalidad y capacidad de liderazgo en el trabajo.

Según Antonio Argandoña Profesor Emérito de Economía y titular de la Cátedra CaixaBank de Responsabilidad Social Corporativa del IESE explica que:

“la dimensión espiritual no la otorga la organización ni sus directivos, sino que la viven las personas, y si estas tienen una espiritualidad bien arraigada podrán actuar muy bien, incluso en un entorno poco favorable –pero quizás solo durante un tiempo, porque el peso de la cultura, la organización y la estructura pueden acabar arruinando la espiritualidad de los trabajadores, provocando su abandono de la empresa (los buenos se marchan), o su deterioro moral, espiritual y humano (los malos se quedan)”

Si la empresa tiene unos valores bien fundamentados, la psicóloga Ritika Srivastava nos oferece estos ejemplos de espiritualidad organizacional de cómo puede establecerse en una empresa:

  • Meditación al comienzo de las reuniones
  • Retiros o tiempo de entrenamiento espiritual reservado para los empleados
  • Hacer preguntas abiertamente para evaluar si las acciones de la empresa están alineadas con un significado y un propósito superiores.

La espiritualidad en el trabajo puede realizarse mediante:

  • Programas de duelo
  • Información de bienestar mostrada y distribuida
  • Programas de asistencia al empleado
  • Sistemas de gestión que fomentan la transformación personal y espiritual.
  • Liderazgo de servicio: el deseo de servir a los demás primero que a uno mismo
  • Prácticas de liderazgo que apoyan el crecimiento y el bienestar de los demás.
  • Programas de diversidad que crean culturas inclusivas.
  • Integración de valores fundamentales. decisiones y prácticas comerciales
  • Prácticas de liderazgo que apoyan el crecimiento y el desarrollo de todos los empleados.

La alineación espiritual es beneficiosa tanto para enfrentar desafíos y problemas personales como para proporcionar una forma de crear un ambiente de trabajo positivo.

Aunque hoy en día son más las empresas a nivel mundial que incorporan esta sabiduría y la implementan en sus organizaciones.

Fuente: gbr.pepperdine.ed 

Fuente: blog.iese.edu 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *