Saltar al contenido

Los dibujos infantiles ¿Qué expresan?

¿Has prestado atención a los dibujos que realiza tu hijo o hija? 

Siempre es divertido y curioso para los padres, poder sacar algunas conclusiones de los dibujos que realizan nuestros peques ordenados, bonitos, feos… no importa como los haga la clave está en como los hace.

Un artículo publicado en Psychological Science, los dibujos que realizan niños de 4 años podrían desvelar cómo será su inteligencia a los 14 años. Lo signifcativo es que al dibujar la figura humana, ésta tenga todas sus partes (cabeza, nariz, boca, brazos, etc.) presentes y en la cantidad apropiada.

Aunque hay que tener en cuenta que para evaluar su inteligencia hace falta examinar su ambiente cultural, la edad madurativa… el estudio del dibujo sólo hay que tenerlo en cuenta como una fuente de hipótesis que luego hay que reforzar con otros métodos.

Niña pintando a su familia
Imagen: freepik

Cuando les pedimos que dibujen una figura humana, nos tenemos que fijar en los siguientes detalles:

  • Cabeza: refleja sus aspiraciones intelectuales, emocionales y sociales. En niños detallistas puede que incorporen el pelo como un elemento más.
  • Cara: cuando omite sus detalles puede ser timidez o evasión de las relaciones sociales, de igual forma que si lo dibuja oscurecido. Si está demasiado marcado, puede ser agresivo y socialmente dominante.
  • Ojos: muy grandes puede ser desconfianza, muy pequeños curiosidad y culpabilidad, si están vacíos inmadurez emocional, y si están cerrados deseo de aislamiento.
  • Manos y brazos: junto con las orejas, los pies y las manos, son lo que más frecuentemente se omite en los dibujos. Cuando los brazos están pegados al cuerpo significa inhibición, si están abiertos, necesidad de afecto y sociabilidad; si están detrás de la espalda o en los bolsillos, timidez o evasividad.
  •  Ropa: si aparecen botones es normal en niños, aunque demuestran inmadurez, sobre todo en adultos. Si hay bolsillos y son grandes, se asocian normalmente con sentimientos de culpa, evasividad emocional o problemas de índole sexual.

En las primeras etapas de nuestro hijo a parte de los detalles,

¿En qué otros aspectos fijarnos?

El modo en que coge los lapiceros, lo hace de forma tranquila o los agarra fuerte. 

Niña sujetando lápiz para dibujar
Imagen: rawpixel

Su mirada y actitud tenemos que mirar si es consciente de lo que está realizando en el papel o si por el contrario, se limita a hacer movimientos con el lapicero sin presta atención. Si lo hace así debemos corregirlo y que atienda visualmente a lo que está haciendo en ese momento. Y no forzarlo si no le apetece dibujar. 

Ver el espacio que ocupa cuando dibuja también es puede darnos algunas señales. Si ves que ocupa todo el espacio del papel esto se puede asociar a la confianza y seguridad. Cuando el espacio del papel donde está dibujando se reduce a alguna zona en concreto o los garabatos son pequeños se interpretaría como timidez, retraimiento o introversión. El trazo es también hay que observarlo.

Una vez que pasan la etapa de los primeros garabatos es cuando comienzan adquirir un poco de destreza con el dibujo, Los trazos largos y curvados muestran un niño o niña tranquilo/a y dócil. Los trazos  que son cortos, enérgicos y bastante rectos puede demostrar a un pequeño o pequeña impulsivo/a, apasionado/a y con un fuerte carácter. 

Niño dibujando sobre un papel
Imagen: rawpixel

Cuando pintan los colores no tienen nada que ver con la realidad, el tronco de un árbol lo pueden pintar de morado. Y eso no significa que tenga algún problema creativo. Debemos tener en cuenta que no somos expertos en la materia. Y aunque creamos que lo que vemos nos transmite algo, en realidad el niño quiere decir todo lo contrario. 

Fuente: psicoglobalia.com

¡Pinea esta imagen en Pinterest!

Niña pintando

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *