Saltar al contenido

Mindfulness: un súper poder para enseñar a los niños

A continuación os muestro la conversación exacta que utilicé con mis hijos de cinco y ocho años un día mientras caminábamos hacia el colegio.

«¿Alguna vez habéis oído hablar de la palabra atención plena?» y ellos respondieron: «¿Qué es eso?»

«Bueno», dije, «es algo realmente genial». Sus ojos se iluminaron: “Cuando miráis a vuestro alrededor, veréis cosas, como los coches que pasan, los árboles y la hierba. También podéis oler cosas, como flores. Y probar cosas también, como vuestras galletas de animales. Todos estos son ejemplos de atención plena. Cosas a vuestro alrededor.

Luego les pregunté: «Decidme cinco cosas que podáis ver ahora mismo».

Para mi sorpresa, respondieron de inmediato: «Vemos árboles verdes, coches y edificios». Me dijeron unas diez vistas diferentes. Me sorprendieron lo observadores que realmente eran.

Luego pasamos a buscar lo que podíamos oler.

Después de jugar durante un par de minutos, les expliqué: «Hay más, la atención plena también significa notar nuestra mente». Señalé mi cerebro: y les pregunté “vuestras mentes, ¿piensan bien? Tenemos muchos tipos de pensamientos a diario. El cerebro os dice cómo os sentís: a veces felices, a veces tristes y a veces incluso enfadados. ¿Podemos prestar atención a lo que nuestra mente está haciendo? Tal vez si lo hiciéramos, podríamos ayudarnos a nosotros mismos cuando estamos tristes, enfadados, frustrados».

Luego les pregunté: «¿Cómo os sentís ahora?»

Me dijeron que estaban felices y que lo que hicimos fue muy chulo.

Es realmente tan simple como esto. Es muy sencillo lo que podemos hacer, tan sólo plantearnos que estamos ‘aquí y ahora’. No es nada enrevesado, sólo nos falta práctica.

Niños súper héroes
Imagen: rawpixel

Los siguientes son buenos consejos generales para presentar la atención plena a los niños.

  •  Intenta separarte de cualquier resultado y acércate a ellos con una mente abierta. Si no están aceptando, confía en que otro momento será más efectivo.
  • Te tienes que comprometer y dedicar a tu propio viaje de atención plena.
  • Acepta que las actividades no serán tan ordenadas como te gustaría, no controles, que es la experiencia compartida con tu hijo lo que importa.
  • Hazlo simple 5 minutos son suficientes.

El mundo de hoy es muy diferente a cuando crecimos. Los niños tienen grandes presiones en la escuela, están ocupados con actividades extraescolares y se mantienen al día con la tecnología y las redes sociales, por eso:

¡El mindfulness o lo que es lo mismo la atención plena te ayudará! ¡Enséñales ese súper poder!

Espera, hay más

La mayoría de la gente piensa que la atención plena se trata de sólo meditación o yoga.

Pero en mi experiencia, la atención plena se trata de sintonizar con tu vida todos los días. De una manera feliz, positiva, tranquila y sensata.

¿Y qué mejor regalo les puedes hacer a tus hijos para toda su vida que enseñarles este súper poder?

Se ha demostrado que la atención plena reduce la ansiedad, mejora la concentración y la memoria, ayuda con el sueño, mejora la autoestima, genera compasión y amabilidad y equipa a nuestros hijos con habilidades que los beneficiarán y ayudarán a lidiar con la vida: lo bueno y lo malo.

Niños escuchando música
Imagen: rawpixel

Es importante que enseñemos a nuestros hijos cómo reducir la velocidad.

Puedes estar pensando:

«Bueno, todo esto es genial, pero ¿cómo empiezo a enseñarles a mis hijos sobre la atención plena?»

Aquí te dejo 2 ejercicios de los muchos que existen para que empieces a practicar con ellos, el primero es una actividad de atención plena y el segundo una respiración consciente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *